Quebec provincia

crisam_01

Quebec

Súbete a una carroza tirada por caballos, pasea por las antiguas calles, vibra con el ritmo del festival de jazz y come todo lo que quieras. Recorre Montreal, Ciudad de Quebec o las comunidades más pequeñas arreglando tu bufanda con la despreocupación de un habitante local. Practica frases en francés. Incluso “bonjour” y “merci” te dejarán bien ante los habitantes locales. Retrocede cuatro siglos en las calles adoquinadas de Ciudad de Quebec, al interior de los muros fortificados de la ciudad, los últimos que quedan en pie en Norteamérica.

Maravíllate con la forma que tienen los habitantes de Quebec para recibir las estaciones. Incluso el invierno tiene su propio festival. Descubre la asombrosa creatividad de una cultura que dio origen al Cirque du Soleil e innova continuamente en el ámbito de las artes. La comida define en gran medida lo extraordinario respecto a la cultura francesa canadiense de Quebec. Prueba los caramelos de azúcar de maple sobre nieve o tourtière. Los refinados chefs de Quebec son famosos por su devoción por cocinar con los productos más frescos y de alta calidad que se cultivan en la región. ¡Bon appétit!

Absorbe el sofisticado “élan” de esta ciudad, llena de glamour y creatividad y la segunda ciudad más grande de habla francesa del mundo. Siente la historia en las calles empedradas del Viejo Montreal. Observa el arte y el diseño en cada rincón de la ciudad. Incluso el metro es un escaparate para el arte público. Sube, o toma un autobús, al Mount Royal, la cima de la ciudad, y escudriña el horizonte para divisar el Estadio Olímpico de 1976 y las montañas Laurentian a la distancia. Pasea en una bicicleta pública por los caminos que rodean el río.

Sorpréndete con la enorme cantidad de conciertos que ofrece el Festival Internacional de Jazz de Montreal. Disfruta del buen humor en el festival de comedia Just for Laughs. Y, sin importar dónde decidas ir, desde el Barrio Chino a Little Italy o el Barrio Latino y Gay Village, los chefs de Montreal te invitan a disfrutar de la comida de fusión de fama internacional con su sonriente amabilidad multicultural. Sonríe de vuelta y da las gracias.

Déjate llevar en un lugar que suele compararse con un pueblo europeo, sin dejar de ser claramente Canadiense. Imagínate que eres parte de la realeza durmiendo en un hotel que parece un castillo: el Fairmont Chateau Frontenac, que define el horizonte de la ciudad de Quebec. Intenta un sueño invernal en un hotel hecho de hielo. Los habitantes locales celebran el invierno y tú también, independiente de si elijes quedarte calentito con tus guantes y parka, o ponerte tu traje de baño para el evento anual de natación en la nieve, una de las tantas maneras que tienen los habitantes de Quebec de divertirse durante el Carnaval de invierno. Esparce azúcar de maple derretida en la nieve, cuando se haya enfriado, enrolla el caramelo en un palo y disfruta hasta la emoción.

En cualquier estación, pasea por los caminos de la ciudad vieja. Mezcla lo antiguo con lo nuevo durante un paseo en carruaje tirado por caballos por las calles empedradas rodeadas de arte público contemporáneo y cafés llenos con la gente local bohemia y amigable. Deja que tus pasos te lleven a las llanuras de Abraham, que parecen un verdadero parque, para escuchar los ecos de las batallas entre franceses e ingleses que ayudaron a dar forma a Canadá tal como la conocemos hoy.

Laurentians

Las Laurentians, norte de Montreal, es un destino turístico de renombre mundial durante las cuatro estaciones del año. El territorio de 22,000 km cuadrados del norte de Montreal y el noreste de Ottawa, están repletos de colinas ondulantes, montañas y lagos, y es un parque vacacional para los amantes de las aventuras al aire libre. Además, encontrarás una cocina sobresaliente y un vibrante movimiento cultural que nace de la mezcla de los pueblos que se colonizaron el área: amerindios, franceses, irlandeses y escoceses.

Charlevoix

Charlevoix, que consiste en seis mil kilómetros cuadrados del escudo canádico, la formación rocosa más antigua sobre la tierra, ofrece riqueza en maravillas naturales que incluye las espectaculares montañas Laurentian y el imponente río St. Lawrence. Conocida como el lugar de vacaciones por excelencia de Canadá, Charlevoix famosa tanto por su impresionante escenario natural, como por su hospitalidad, aun alberga impactantes casas de campo, como las de Chemin des Falaises, algunas de las cuales han sido convertidas en encantadoras posada y B&B perfectos para escapadas románticas o vacaciones con la pareja.

 

crisam_02

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *